Ecologiteca » Manualidades ecológicas » Cuadro decorado con corchos

Cuadro decorado con corchos


Parte de ser ecológicos y originales es saber como podemos usar los materiales que nos sobran en casa, para hacer cosas que sean únicas y geniales. A veces las cosas recicladas son muy buenas para decorar con gran estilo, tal y como te podrás dar cuenta el día de hoy. Te mostraremos como puedes hacer un cuadro con corchos de botellas de vino, una de las cosas que más se utilizan en las manualidades ecológicas. Es muy fácil de conseguir y queda muy bonito en todo tipo de decoraciones, ¿no te parece? Tan solo debes leer el artículo que tenemos en esta ocasión para ti y sabrás como sacarles el máximo provecho.

corchos

Vas a necesitar los siguientes materiales para elaborar un cuadro decorativo a tu gusto:

  • Corchos de vino o similares (la cantidad dependerá del tamaño de tu marco)
  • Un marco de cuadro
  • Un cúter
  • Pegamento universal
  • Tijeras (solo en caso de que tengas de recortar algunos corchos)

Nada complicado ni difícil de conseguir. Como vez, vas a invertir muy poco y al final vas a tener un elemento del que nadie más podrá presumir. Esa es una de las ventajas del reciclaje. Ahora ha llegado la hora de comenzar, siguiendo las indicaciones a continuación:

  1. Lo primero que vas a hacer, será cubrir la superficie del cuadro con una capa de corchos alineados en forma vertical. Encima de ellos vas a pegar una segunda capa, en la que los acomodarás de la manera que quieras, para formar un diseño, letras o el patrón que más te guste. Pero eso viene más adelante.
  2. Vas a tomar tu pegamento universal y de uno en uno, irás acomodando los corchos y pegándolos, cuidando que no te queden espacios entre ninguno de ellos. Si es necesario, añade un poco de pegamento entre los mismos para que se queden bien fijos.
  3. Ahora si viene la parte divertida. Encima de los primeros corchos vas a pegar el resto, poniéndolos de la manera que quieras y ayudándote del pegamento. La idea es que queden tan juntos como sea posible, para que no se vea la capa de abajo. Si hace falta utiliza las tijeras para cortar partes sobrantes.
  4. Deja secar muy bien todo y entonces podrás colgar tu cuadro en donde quieras. Para más protección, siempre puedes cubrirlo con un vidrio como se hace con los marcos de las fotografías. ¡Y eso es todo lo que debes hacer!

Como ya te has dado cuenta, es algo muy sencillo que cualquiera puede llevar a cabo. Que tan bien quede tu manualidad, depende de tu imaginación y la paciencia que tengas para adherir cada corcho, pues es una tarea fácil pero que se lleva su tiempo. ¿Quieres hacer que este objeto sea aun más llamativo y especial? Prueba con pintar los corchos con una combinación de colores interesante, antes de usarlos para plasmar tu diseño. Esto es algo que puede hacer una gran diferencia y que incluso podría llegar a sorprenderte con el resultado.

Otra idea excelente, es conseguir algunas semillas como arroz, garbanzos o lentejas por ejemplo, y emplearlas para rellenar los pequeños espacios que quedan entre cada corcho o bien, en mayor cantidad, para conseguir una textura visual más interesante. Te aseguramos que este es un estilo que queda muy bien y que sobretodo, resalta en espacios contemporáneos.

La próxima vez que te acabes tu reserva de botellas de vino y no sepas que hacer con los corchos que te sobran, ¡no los tires a la basura! Intenta darles nueva vida con esta manualidad o busca otra, porque siempre hay algo en lo que los puedes aprovechar de maravilla.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)