Ecologiteca » Manualidades ecológicas » Macetas con cáscaras de huevos

Macetas con cáscaras de huevos


Algo de lo que siempre se puede estar seguro, es que en la cocina nunca faltan huevos pues además de ser un alimento básico, son también muy nutritivos. No obstante, casi siempre se desechan sus cáscaras sin más y no nos detenemos a pensar en que hay usos que podemos darles, y ciertamente, bastantes. Aunque no lo creas. Y el día de hoy te vamos a mostrar uno muy original y sencillo, que te va a encantar especialmente si te gustan las plantas. Aprenderás a hacer tus propias macetas en miniatura para cultivar en ellas flores pequeñas y otras hierbas.

huevos

Si te agrada la idea, entonces no lo dudes más y anímate a tratar con esta manualidad. Para empezar, tienes que conseguir lo siguiente:

  • Cascarones de huevo. Que estén enteros por la parte de abajo y tan solo con una abertura en la zona superior.
  • Semillas de hierbas o flores, que sean de variedades pequeñas.
  • Tierra para macetas.
  • Platos de barro o cerámica. Servirán como base para que no se caigan tus macetas.
  • Pegamento universal o silicón.
  • Pintura acrílica para decorar. También puedes utilizar rotuladores.

Si ya lo tienes todo a la mano, entonces lee las instrucciones que están enseguida con atención y no te pierdas ni uno solo de los pasos.

  1. Lo primero, es decirte como tienes que romper los huevos para obtener la forma perfecta en las cáscaras, sino sabes como. Toma cada uno de los que vayas a utilizar y golpéalos levemente en la parte de arriba. No lo hagas con mucha fuerza; más vale dar dos o tres golpes de más a que se quiebre todo el cascarón. Retira la parte de arriba y vacía la yema y clara. Luego, enjuágalos perfectamente.
  2. Cuidadosamente, toma tus cascarones y pégalos en el centro de los platos que has conseguido como base, haciendo uso del silicón o el pegamento universal. Aplica un poco de presión para cerciorarte de que queden bien fijos.
  3. Aquí viene la parte divertida de esta manualidad. Toma las pinturas o rotuladores que hayas elegido para decorar y pinta los huevos de la manera que prefieras. Puedes hacer todo tipo de diseños y también colorear la base, para que tus macetas queden tal y como te las imaginas. Cuando termines, simplemente déjalas secar al sol antes de proceder con el siguiente paso.
  4. Ahora sí, ha llegado el momento de colocar la tierra que conseguiste dentro de los cascarones. Rellénalas hasta la mitad y luego, escarba un poco con tu dedo para hacer un hueco, en donde vas a plantar una semilla. Después vas a rociar con un poco de agua; no mucha, pues podrías llegar a ahogar el futuro brote que se podría transformar en tu planta.
  5. Finalmente, solo pon tus macetas en un lugar soleado para que tus plantas comiencen a crecer. Generalmente se tardan alrededor de una semana, por lo cual tienes que estar al pendiente de como se van desarrollando y regarlas con cierta frecuencia.

Así es como puedes obtener unas macetas en miniatura muy originales. De ahí en adelante, lo único que resta será cuidar de tus brotes.

Un pequeño consejo para saber cuando necesitan agua, es tocar la tierra dentro de los cascarones con tus dedos. Siempre tiene que estar húmeda (no mojada), pues eso significa que aun hay reservas suficientes de líquido para que tus plantitas sigan creciendo como deben. Tal vez no necesiten que las riegues a diario, sobretodo si notas que la tierra no pierde su humedad.

Las cascaras de huevo también son geniales en la jardinería, puesto que contienen muchos minerales como el calcio y el magnesio.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)