Ecologiteca » Manualidades ecológicas » Porta-retratos con frascos de vidrio

Porta-retratos con frascos de vidrio


Un objeto que a menudo nos sobra en casa suelen ser los frascos de vidrio.Y es que si lo piensas bien, a menudo contienen muchas cosas que no paramos de comprar, como la mayonesa, la mermelada y otros aderezos o alimentos, que tan usuales son a la hora de comprar víveres. Lo más complicado es pensar en que se puede hacer con ellos, una vez que quedan vacíos. Hay quienes los utilizan para seguir guardando otra clase de comidas y quienes en lugar de eso, se ponen más creativos. En el artículo de hoy, nosotros te proponemos aprovecharlos para hacer unos originales porta-retratos.

frascos

¿No te parece una idea sensacional? De esta manera, puedes darle un buen empleo a muchos frascos que fácilmente podrías tirar y en lugar de eso, ganarte unos cuantos accesorios ecológicos y con mucho estilo para decorar tu casa. Si te has decidido a intentar con esta propuesta, entonces tienes que conseguir los siguientes materiales.

  • Frascos de vidrio que te sobren.
  • Fotografías que tengas sueltas.
  • Pegamento líquido y transparente.
  • Pincel.
  • Objetos para decorar el interior del frasco. Puedes colocar arena y conchas, como se muestra en la imagen, o usar otro tipo de adornos, como cuentas de colores, muñecos en miniatura o lo que más te guste para marcar tu propio estilo.

Si ya lo tienes todo listo, lee con atención las siguientes instrucciones:

  1. Lo primero que tienes que hacer, es lavar los frascos y escurrirlos. Si tienen etiqueta, despréndela de su lugar y usar un poco de agua caliente, para remover los restos de pegamento que puedan quedar en la superficie. Es importante que queden bien cristalinos.
  2. Ahora vas a tomar las fotografías que conseguiste. Para pegar cada una en el interior de un frasco, tendrás que ayudarte con el pincel para colocar algo de pegamento transparente en el lado que vas a exponer.
  3. Mete la fotografía cuidadosamente en el frasco y pégala en una de sus paredes, cuidando de extenderlo bien para que no queden arrugas. Puedes ayudarte con un palillo para hacer esto. Es importante que no abuses del pegamento, para que el resultado sea mucho mejor.
  4. Finalmente, solo queda llenar tu frasco con los elementos que has traído para decorar. Acomódalos de la manera que más te guste de tal manera, que puedan crear un bonito fondo para la imagen que has escogido.
  5. Cierra el frasco con su respectiva tapa y listo. ¡Ya tienes un porta-retratos que es muy original!

Pegar las fotografías no es la única opción que tienes para poder exponerlas. Con un poco de ingenio, también puedes colgarlas de la tapa del frasco con algo de hilo transparente, como se muestra en la segunda parte de arriba. Si quieres darle a tu manualidad un aspecto más informal, simplemente mete una foto y déjala recargada contra las paredes del frasco, sin nada que la sujete pero cuidando que se pueda ver perfectamente. De esta manera, tu porta-retrato lucirá desenfadado y con cierto aire vintage, que tan de moda está hoy en día.

Lo mejor de esta actividad es que si lo piensas bien, el uso práctico de los frascos no se termina una vez que has colocado una imagen adentro. Si te queda espacio y este se encuentra pegado a la superficie, puedes continuar usándolos para guardar ciertas cosas, como pequeños mensajes, boletos e incluso dulces. El hecho de que muestren una fotografía que tiene significado especial para ti, solo los volverá aun mejores.

Anímate a reciclar tus frascos de vidrio de esta manera y llena de tu hogar con bellos recuerdos ecológicos. Te aseguramos que a todas tus visitas les va a encantar mirarlos.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)