Ecologiteca » Filosofía » ¿Qué es la contaminación ambiental y cómo podemos detenerla?

¿Qué es la contaminación ambiental y cómo podemos detenerla?


La contaminación ambiental se ha transformado en uno de los problemas más comunes, cuando hablamos de la preservación del Medio Ambiente. Presente prácticamente en todas las urbes del planeta y hasta en escenarios naturales, este factor amenaza no solo con ocasionarle problemas a la Tierra, sino que también resulta un fuerte inconveniente para la salud de los seres vivos. ¿Cómo es esto posible y qué es lo que podemos hacer para ponerle un alto? Son preguntas que responderemos en el artículo que por esta ocasión, hemos escrito en Ecologiteca para ti. ¡Quédate con nosotros para descubrirlo!

contaminación

¿Qué se define exactamente como contaminación ambiental?

La contaminación ambiental no es más que la presencia de cualquier agente nocivo dentro del ambiente que nos rodea, el cual puede ser de origen biológico, químico o físico. Así mismo, se puede ver afectado por elementos de naturaleza sólida, gaseosa o líquida, que inevitablemente resultarán en un atentado contra los organismos vivos que se encuentran alrededor. Esto por supuesto, incluye tanto a seres humanos, como a flora y fauna.

Este problema se ha visto agravado con la llegada de industrias en muchas partes del mundo, que aprovechan las materias primera al fabricar todo tipo de productos y favorecer sectores como el transporte. De la misma forma, la irresponsabilidad humana tiene también su buena parte de responsabilidad, al hacer un uso desmedido de dichos recursos y caer en diversas actitudes egoístas, como el manejo inadecuado de la basura y el deterioro de los paisajes naturales, sin pensar en las consecuencias que todo ello puede y está ocasionando.

¿Cuáles son las principales desventajas de la contaminación ambiental?

Este es un problema que por supuesto, carece de tener ventajas, pues resulta altamente negativa para las personas, los animales y las plantas. Dentro de los principales problemas que se derivan de él, es fácil identificar los que mencionamos a continuación:

  • Diversos problemas de salud. El humo nocivo que desprenden muchos vehículos y fábricas, es a menudo razón de problemas respiratorios como el asma, la bronquitis y las alergias, además de jaquecas e irritación de piel y ojos. De igual manera, el uso de químicos en muchas sustancias de uso casero o desechos tóxicos que son vertidos en el agua o el suelo, o esparcidos por el aire, puede provocar serias irritaciones, trastornos estomacales y hasta enfermedades más graves como el cáncer.
  • Envenenamiento. Se sabe que muchas industrias vierten elementos nocivos en ecosistemas acuáticos como los óceanos, los lagos en incluso ríos y arroyos. Esto conlleva un gran daño para todas las especies que en ellos habitan, resultando en su muerte, además de afectar de la misma manera a los seres vivos que se acercan a beber de sitios como estanques y lagunas. Una de las principales razones de la pérdida de biodiversidad acuáticos, es precisamente este acto, que estropea de manera prácticamente irremediable los hermosos lugares donde viven muchas especies de agua.
  • Incremento del agujero en la capa de ozono. Esta es una las peores consecuencias que nos ha tocado ver, como se agrava con el paso de los años. Debido a la contaminación ambiental y sobretodo, al uso de productos como pesticidas o aerosoles, el daño en dicha capa que recubre la atmósfera ha ido creciendo y permitiendo el paso los rayos UV, provenientes del Sol. Dicha radiación es una gran amenaza para la salud, puesto que se ha comprobado que produce cáncer de piel, bajas dentro del sistema inmunológico y cataratas oculares, entre otras complicaciones.
  • Calentamiento global. Aunque haya quienes se empeñen en asegurar que esto no es más que un mito; el calentamiento del planeta es un hecho y lo cierto es que nos afecta a todos. El incermento de los gases de invernadero, que son los responsables del aumento de la temperatura de la Tierra, nos vienen trayendo cambios extremos como climas cada vez más duros (tanto en invierno como en verano), el derretimiento de polos y glaciares y el incremento del nivel del mar, lo que podría terminar por acabar con muchas ciudades.
  • Formación de lluvia ácida. Este fenómeno, no es más que el resultado de la condensación de varios agentes nocivos, una vez que se completa el ciclo del agua. Fue a partir de la época de la Revolución Industrial, que se comenzó a observar la aparición de un acontecimiento como este. Precipitaciones en forma de lluvia, nieve o hasta granizo, y que tienen un alto contenido de ácido sulfúrico o nítrico. Esto es terrible para los suelos, la vegetación en diversos ecosistemas, los animales, la vida en ecosistemas acuáticos y la salud de los humanos.
  • La erosión de los suelos. El suelo nos es indispensable para llevar a cabo actividades como la agricultura y la ganadería, además de cultivar árboles que puedan ayudarnos a limpiar el oxígeno que respiramos. Sin embargo, la contaminación del ambiente ha terminado por volver muchos terrenos infértiles e inadecuados para cualquier cultivo. Las posibilidades de alimentación o purificación que se puedan recuperar en ellos, son prácticamente inútiles, por no decir que afectan la estabilidad económica de mucha gente que vive del campo.

Medidas para combatir la contaminación ambiental

Tras leer todo lo anterior, habrás podido ver porque se le concede tanta importancia a la prevención de un fenómeno como este. Ciertamente, sus efectos pueden llegar a ser mortales para todos los seres vivos, por lo cual combatirlo es una responsabilidad de la que nadie debe olvidarse. Algunas medidas que tanto tú como quienes te rodean pueden adoptar para lograrlo, son las siguientes:

  • Reciclar cuanto puedan y ser cuidadosos en la separación de la basura. Hay muchas cosas que aún después de utilizarse pueden ser útiles, como las botellas, los recipientes o las latas de aluminio. Evita cargar tus compras en bolsas plásticas y lleva tú una de tela, donde las puedas transportar. Se cuidadoso con el uso del papel y otros materiales que suelen despediciarse y clasifica tus desechos en órganicos y en inorgánicos.
  • Utiliza focos ahorradores en tu casa. La disminución del uso de la electricidad tiene un papel fundamental en la reducción de la contaminación. Instala focos de ahorro y desconecta los aparatos que no estés utilizando. Opta por obtener iluminación natural por medio de las ventanas y pinta las habitaciones de tu casa con colores claros, para que esta se refleje mejor y tengas menos necesidad de hacer uso de la luz eléctrica. Actualmente, también hay muchos gadgets que funcionan con luz solar y que te pueden ser muy útiles, para no depender todo el tiempo de esta última.
  • Apoya la reforestación. En muchos lugares hay campañas de voluntarios que se prestan para ir reforestar lugares que han sido afectados por la disminución de la población de árboles y vegetación. Si no te es posible participar en ninguna, siempre hay otras que promueven la adopción de árboles o bien, puedes esforzarte por sembrar uno en las áreas verdes más cercanas a tu casa. Sobretodo, debes recordar que hay que mantener muy limpios los parques y paisajes naturales que se encuentran próximos a ti.
  • Busca productos 100% amigables con el Medio Ambiente. Muchos de ellos pueden sustituir a gran parte de los detergentes, aerosoles, productos de higiene personal, cosméticos y muchos otros; ya que son biodegradables y han sido fabricados de manera sostenible.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)