Ecologiteca » Energía » ¿Qué son las energías renovables?

¿Qué son las energías renovables?


Energía renovable es un concepto que de un tiempo a acá se ha vuelto sumamente importante cuando se habla de la Ecología. Es bien sabido que la energía (de muchos tipos, pero especialmente la que se consigue de fuentes como el petróleo), tiene un papel muy importante en la vida cotidiana de los hombres. Gracias a ella es posible disfrutar de bastantes beneficios como la electricidad y el impulso de diferentes industrias, como la textil y la alimentaria. Es pues, sumamente indispensable pero también funge como un arma de doble filo. Y es que actualmente muchos procesos energéticos también han resultado ser nocivos a largo plazo para nuestro planeta.

renovables

Es aquí donde las fuentes renovables cumplen un papel muy importante y se proyectan como la mejor alternativa a futuro, para continuar con nuestro ritmo de vida de manera sostenible. Pero antes de observar como puede ser esto posible, es necesario establecer la diferencia entre las energías renovables y las no renovables.

¿A qué se le llama energía renovable?

Se le conoce bajo este concepto a todos los recursos naturales, que además se consideran como inagotables (aunque esto solo en apariencia, en el caso de algunos de ellos). Dentro de estas fuentes entran elementos como la luz del sol, el viento, el agua y hasta elementos como los biocombustibles, que son una manera excelente de aumentar la producción de energía sin tener repercusiones demasiado serias sobre el planeta.

Dentro de los recursos renovables es también conveniente prestar atención a dos categorías muy importantes, mediante las cuales es fácil clasificarlos:

  • Limpias. Comprende el aprovechamiento de los rayos solares, el del agua de ríos, mares y óceanos, la fuerza del viento y el calor que se concentra en determinados puntos de la superficie terrestre.
  • Contaminantes. De aquí se desprenden los combustibles vegetales y órganicos, como lo pueden ser la madera, el bioetanol y otros desechos que fácilmente, se pueden desprender de las grandes urbes y poblaciones pequeñas.

Es importante señalar que aunque estas últimas, llegan a desprender dióxido de carbono y dejan una secuela en la atmósfera; no dejan de contemplarse como una alternativa más razonable que el petróleo. Esto debido a que principalmente, se busca aprovechar muchos residuos que de otra manera, se descompondrían sin más afeando muchos paisajes terrestres y acumulándose sin beneficio alguno. Además de que sus consecuencias contaminantes son menores a las que han provocado diversas industrias.

¿A qué se le llama energía no renovable?

Por otro lado, se encuentran los recursos no renovables que se desprenden más que nada de combustibles fósiles y reacciones nucleares. Tal y como su mismo nombre lo indica, se trata de elementos que no se pueden reponer fácilmente, pues de llegar a agotarse necesitaríamos de millones de años para volver a generarlos. Como ya se ha mencionado, se dividen en dos grupos principales que puedes apreciar con más detalle a continuación:

  • La energía fósil. Abarca elementos como el gas natural, el carbón y por supuesto, el petróleo. Estos mismos han demostrado ser la base de gran cantidad de industrias, con el paso del tiempo; pues no por nada también se ha vuelto la más usada alrededor del mundo. A pesar de ello, hoy en día se empiezan a contemplar nuevas alternativas para sustituirla en cada vez más lugares, pues está claro que no siempre podremos depender de ella y que por el bien de la Tierra, necesitamos cambiar este aspecto urgentemente.
  • La energía nuclear. A pesar de ser menos utilizada que la anterior, también se encuentra muy presente en nuestras vidas. Este tipo de energía se sirve de reacciones cinéticas y radiantes, a través de elementos como el uranio, los cuales son manejados en plantas nucleares de distintas partes del mundo. Aunque este recurso nos ha ayudado a efectuar importantes avances, hay que mencionar que también es algo inestable y conlleva bastantes riesgos, en caso de accidentes o un mal manejo de muchas sustancias aprovechadas para obtenerlo.

La energía no renovable sin lugar a dudas nos ha concedido muchos beneficios; especialmente en los ámbitos de salud y alimentación, por ejemplo. No obstante, es evidente que ha dejado de ser la mejor opción en comparación con varias alternativas que se desprenden de los recursos renovables.

¿Cuáles son las mejores formas de aprovechar la energía renovable?

Existen varias maneras de darle buen uso a este tipo de energía. Unas son más factibles de llevar a cabo que otras; más que nada por cuestiones económicas y de instalación. Algunas de ellas ya se han empezado a llevar a cabo con éxito en distintos países y la principal ventaja que comparten, es que a largo plazo pueden llegar a ser sostenibles y más amigables con el Medio Ambiente, reduciendo bastante la contaminación.

Y puedes observar cuales son a continuación:

  • La energía solar. Se caracteriza por transformar los rayos del sol en energía eléctrica o térmica, haciendo uso de dispositivos como los paneles solares, que almacenan la luz solar. En la actualidad es una de las opciones más utilizadas en diversas casas, tanto modernas como aquellas que se han adaptado para transformar su hogar en un sitio sostenible.
  • La energía eólica. Aprovecha las corrientes de aire con el fin de obtener energía cinética, que más adelante puede utilizarse para producir electricidad. Para esto, hace uso de aerogeneradores que se construyen en puntos estratégicos y que guardan un gran parecido con los típicos molinos de viento. Esto ha ocasionado que en más de un lugar se hayan instalado enormes parques eólicos.
  • La energía hidraúlica. Se basa en la potencia del agua para conseguir electricidad y es posible, a través de centrales hidroeléctricas. Estas cumplen con la función de instalar enormes turbinas debajo de superficies extensas de agua, como los ríos, las cuales al moverse con la fuerza de las corrientes impulsan generadores eléctricos. Este método también ha comenzado a hacerse más patente en nuestros días.
  • La energía geotérmica. Funciona gracias al calor interno del planeta Tierra, que llega a hacerse presente en la superficie mediante fuentes naturales como los geiserés y las aguas termales. Reacciones como la ebullición son muy útiles para facilitar el movimiento en generadores eléctricos o bien, para aprovecharse en tareas de calefacción. No obstante sus beneficios, aún no resulta tan fácil de implementar como las anteriores.
  • La energía marina. Tal y como se puede deducir por su nombre, es la energía que llega a producirse por medio de los mares. Constituye una de las alternativas más interesantes, pues es bien sabido que el mar, es un elemento que supera por mucho a las superficies terrestres del planeta. De aquí se pueden derivar muchos conceptos, que hacen uso de la fuerza de las olas, las concentraciones de sal o las corrientes marinas.
  • La biomasa. Se vale de la fotosintesís en los residuos orgánicos, con lo cual aprovecha la energía del sol para formar carbono. Este carbono, es el que más adelante se puede emplear para producir energía y sin tener que recurrir a los acostumbrados combustibles fósiles. Entre sus principales ventajas se encuentran la obtención de electricidad y energía térmica.

Si te gusto el artículo de hoy, no olvides obsequiarnos con uno de tus comentarios. ¡Tu opinión es lo que más nos ayuda a poder crecer!


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)