Ecologiteca » Manualidades ecológicas » Velas con cáscaras de frutas

Velas con cáscaras de frutas


¿Tienes frutas en tu casa como naranjas o mandarinas? Si la respuesta es así, debes enterarte de que entonces estás en posesión de un material que es muy bueno para hacer una manualidad que ni te imaginas: velas decorativas. Así es, se pueden elaborar con las cáscaras de este tipo de frutas y son más resistentes de lo que crees, además de que también suponen un accesorio genial y muy bonito, con el que puedes decorar tu casa de manera ecológica. El día de hoy te mostramos como puedes hacer tus propias velas y de la manera más sencilla. ¿Te animas a intentarlo?

Velas de naranja y mandarina

Estos son los materiales que vas a necesitar:

  • Parafina refinada para velas. La cantidad depende de cuantas velas vayas a hacer y por supuesto, el tamaño de las pieles de fruta que vayas a utilizar.
  • Esencias líquidas. Puedes conseguirlas en tiendas naturistas o para manualidades; elige las que tengan tus olores favoritos.
  • Pabilo para velas. También lo puedes conseguir en establecimientos con cosas para actividades manuales.
  • Una pequeña olla o cazuela en la que puedas poner la parafina a derretir.
  • Un molde de la forma que quieras, para colocar la cera.
  • Una varilla con la cual sujetar el pabilo. Será de gran ayuda al momento de introducirlo dentro de la parafina para la vela.
  • Y por supuesto, los cáscaras de fruta en las que vayas a poner tu vela.

Respecto a estas últimas, es importante que las cortes con cuidado para que tengan la forma perfecta. Usa un cuchillo de cocina para hacer un corte vertical a la altura que quieras de la fruta y hazlo alrededor, para abrir un orificio desde el cual puedas extraer toda la pulpa del interior. La idea es que la piel que consigas al final, se encuentre “entera” y lista para poner la vela en el interior.

velas

Si ya lo tienes todo a la mano es momento de comenzar:

  1. Primero que nada, vas a colocar la parafina dentro de la olla que conseguiste y la pondrás a fundir a baño maría. Usa alguna espátula para irla revolviendo y así, verificar que adopte la consistencia adecuada. Espera a que se ponga lo suficientemente líquida antes de ir al siguiente paso.
  2. Con la parafina ya derretida, apagarás el fuego y dejarás que se enfríe solo un poco. No dejes que se solidifique. Toma una esencia que te guste y verte un chorrito dentro de la cera, para que vaya impregnándose con el olor. La razón por la cual esperamos a que se enfríe, es para que no se evapore el aceite aromático con el calor antes de tiempo.
  3. Revuelve la esencia con la parafina y luego, verte la mezcla dentro del molde que elegiste para darle forma a la vela. Este puede ser redondo, cuadrado, triaungular e incluso de figuras divertidas, como corazones o estrellas. Antes de colocar la cera dentro, engrásalo con un poquito de aceite.
  4. Corta el pabilo del tamaño que quieras y úntale también algo de aceite para que se fije mejor en la parafina. Ata un extremo a la varilla para sujetar e introdúcela en el centro de lo que será tu vela.
  5. Espera unas cinco horas a que la parafina termine de solidificarse. No la toques antes de tiempo, si quieres que quede homogénea y sin imperfecciones.
  6. Por último, desmolda la vela y colócala dentro de la cáscara de la fruta que escogiste. Cuando la prendas, verás lo bien que luce.

También puedes saltarte el paso del molde y verter la cera derretida directamente en la cáscara. Queda un efecto mucho más natural y la vela será igual de resistente.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)