¿Qué son los factores bióticos?

Un tema muy importante cuando hablamos de ecosistemas y ecología, es el que se refiere a los factores bióticos. Seguro que tú alguna vez habrás escuchado mencionar estas dos palabras; ya sea en una clase escolar o bien, leyendo o viendo algún contenido sobre biología. El día de hoy en Ecologiteca, te hablaremos detalladamente acerca de este concepto, para que puedas comprender cual es su importancia dentro de la naturaleza y porque son tan importantes, dentro de la dinámica de muchos paisajes únicos en nuestro planeta, tales como las selvas, los bosques o hasta sitios más reducidos como los lagos o los manantiales.

factores

Definición de factores bióticos

Se le llama factor biótico a cualquier ser vivo que pueda sobrevivir dentro de un ecosistema. Esto quiere decir por supuesto, que hablamos de animales, plantas y seres humanos; así como la relación que puedan llegar a tener entre sí. Aquí intervienen muchos procesos naturales, tales como la reproducción, la obtención de alimento, el aprovechamiento de los recursos que se tienen al alcance para facilitar la pervivencia; entre otros que incluso pueden llegar a conectar a una especie con otra.

El término biótico, se desprende directamente del vocablo bio, que significa vida.

Cuando hablamos de estos factores, podremos darnos cuenta también de que pueden clasificarse en algunos niveles. El primero de ellos vendría a ser lo que se conoce como individuo, y así es como se le llama a un único organismo. Los organismos vivos que se concentran en un espacio determinado reciben el nombre de población. Varias poblaciones que llegan a coexistir en un ecosistema se denominan como comunidad. Así mismo, cualquiera de ellos puede dividirse en dos categorías principales:

  • Unicelulares. Se refiere a aquellos que están conformados por una única célula. Dentro de este tipo entran organismos como los protozoos o las bacterias; que a pesar de poder observarse a simple vista, sin duda alguna forman parte esencial del equilibrio de cualquier ecosistema.
  • Pluricelulares. También llamados multicelulares. Tal y como su nombre lo indica, hace referencia a los organismos que contienen más de una célula en sí. Estos obviamente, son animales, humanos y plantas.

Clasificación de los factores bióticos

Una vez que hemos comprendido lo que son los factores bióticos, veremos que pueden clasificarse por medios de tres categorías:

  • Autótrofos. Conocidos también como productores. Son considerados de esta manera debido a que cuentan con la capacidad de producir sus propios alimentos. Para ello se valen de elementos orgánicos tales como el agua, minerales del suelo y dióxido de carbono. Dentro de esta clasificación entran las plantas, ya que ellas por medio del proceso de la fotosintesís, son quienes se encargan de obtener todos los nutrientes que necesitan para subsistir.
  • Heterótrofos. Se les llama también consumidores. A diferencia de los factores anteriores, no pueden elaborar alimento propio y deben obtenerlo de otras maneras. Los seres humanos y los animales, pueden catalogarse dentro de esta clase, ya que cazan o en el lugar de los primeros; además pescan o siembran para satisfacer sus necesidades alimentarias.
  • Descomponedores. Son llamados de esta manera debido a que consiguen sustento de los materiales orgánicos que entran en descomposición. Aquí ya estamos hablando de organismos muy pequeños, tales como los hongos o las bacterias. A pesar de que pudiera parecer que no cumplen con una función relevante, lo cierto es que ellos también son parte importante de los ecosistemas al acelerar la descomposición de desechos.

Los factores bióticos y el Medio Ambiente

Ya hemos visto que esta clase de factores, son la esencia de cada ecosistema y absolutamente todos cumplen a su manera, con ciertas funciones que hacen que haya un equilibrio en los mismos, algo que también está muy ligado al Medio Ambiente. Pero ¿qué sucede cuándo el hombre interviene con ciertas acciones que a menudo tienen consecuencias negativas para el planeta?

Esto desafortunadamente, es algo que sucede y que desde hace tiempo viene afectando severamente a las plantas, los animales y que hasta puede tener repercusión en los organismos más pequeños.

Algunos aspectos que son el mejor ejemplo de ello, los puedes leer a continuación:

  • La tala de árboles y la destrucción de ambientes verdes. Como ya se ha mencionado anteriormente, las plantas producen su alimento a través de la fotosintesís. Sin embargo esto también resulta muy importante para purificar el oxígeno que respiramos y hasta para brindarle sustento a otros animales, como los insectos y ciertas especies herbívoras. El hecho de acabar con áreas llenas de vegetación, es algo que pone en peligro todos estos procesos y afecta negativamente a muchos ecosistemas.
  • La extinción de ciertas especies animales debido a la caza ilegal. Hoy en día existen varias especies que se encuentran en peligro de extinguir su existencia para siempre, así como otras de las que ya no podemos disfrutar a causa de la intervención de las personas que practican métodos ilegales de caza; ya sea para traficar a un animal como mascota o atracción o aprovechar su piel o su carne. Cuando los animales desaparecen o reducen su población en un ecosistema, este último se ve severamente modificado en su diversidad.
  • La contaminación de suelos y aguas. Absolutamente todos los factores bióticos dependen de estos recursos. El solo hecho de verter desechos tóxicos en terrenos baldíos o grandes concentraciones de agua, puede tener secuelas graves en la salud de los organismos que habitan o acuden con frecuencia a dichos lugares. La producción de basura que más tarde termina en los oceános y acumulándose en muchos sitios terrestres, es otro de los casos más graves que podemos ver en la actualidad y que incluso, ha terminado por matar indirectamente a varias plantas y animales.
  • La erosión de ciertos ecosistemas. Acciones como el talado, la producción indiscriminada de desechos y la extracción de recursos naturales sin ningún tipo de moderación, ocasionan que muchos suelos queden estériles para cosechar o darle vida a nuevas plantas y animales. Esto es algo severamente alarmante, que nos demuestra lo relativamente sencillo que es destruir un ecosistema lleno de vida y el cual, de poder regenerarse, necesitaría tal vez de millones de años para poder albergar nuevamente factores bióticos.
  • La industrialización. Desde que el hombre se dedico a construir fábricas y ciudades cada vez más extensas; fue inevitable que muchos paisajes de la Naturaleza se vieran reducidos y notablemente afectados. Actualmente, apenas comenzamos a tomar conciencia de lo importante que es tener en cuenta la sostenibilidad para construir y seguir impulsando diferentes industrias, de manera que no interfieran con el Medio Ambiente. Mientras tanto, en muchos lugares ya ha sido bastante el daño a causa de la expansión del hombre.
  • El consumismo desenfrenado. Consumir productos sin reflexionar en si son necesarios de verdad o al menos, en sí podrán degradarse de una manera razonable, es la principal razón de que se produzca tanta basura en el planeta. Recién en nuestra época se comienza a popularizar la elección de productos biodegradables así como el reciclaje; algo que en años anteriores era prácticamente inexistente.

Esperamos que hayas disfrutado con el artículo del día de hoy y que te haya sido bastante útil. No tardes en volver a visitarnos y déjanos un comentario con tu opinión. ¡Nos encanta leer lo que piensas para crecer como sitio!